Mentes Peligrosas, un espectáculo de monólogos sin más

Crítica del espectáculo: Mentes Peligrosas

Santander, 14 de enero de 2024 Palacio de Festivales de Cantabria

Por Antonio Mora Ayora

Lo primero que he de aclarar es que MENTES PELIGROSAS no es una obra de teatro, sino un espectáculo de humor basado en monólogos. Algo que para muchos era obvio de antemano, si bien con el texto ofrecido en la promoción del Palacio de Festivales de Cantabria podría esperarse otra cosa:

“el hilo conductor del espectáculo se basa en esta gran reunión de talento, inspirándonos en las fiestas de antiguos alumnos y todo lo que se genera alrededor, cuando se juntan después de muchos años personas cuyas vidas han cambiado tanto, unas para bien, y otras para no tan bien. Como todas esas grandes reuniones de gente que hace mucho tiempo que no se ven, cuando un grupo de antiguos alumnos se junta después de años casi sin verse siempre es una fiesta. Aquella antigua pandilla de la universidad, aquel equipo de baloncesto que ganó tantos títulos o la promoción del 90 de los Jesuitas de Ponferrada. Viejos amigos que están deseando reencontrarse para salir a cenar, a celebrar, a beber, a bailar, pero sobre todo para comprobar que por el resto pasan los años peor que por uno mismo. Y eso sí es motivo de celebración”.

De todo eso, nada de nada. En Mentes Peligrosas los humoristas se han limitado a ofrecer sus clásicos monólogos sobre situaciones de la vida, salpicados de algunos chistes, algunos más viejos que el humor mismo, que han hecho las delicias de los 1.300 espectadores que llenaban la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria.

Eva Hache actuó como maestra de ceremonias invitando a los distintos humoristas.

Análisis del espectáculo

La segoviana centró su primer monólogo en la menopausia de las mujeres y los problemas de próstata de los hombres, por aquello del equilibrio de sexos. Bien es sabido que Eva tiene un manejo magistral de la pausa y el gesto, virtud esta segunda que, en una sala de 1.300 espectadores, queda reservado a las primeras filas, pasando desapercibido para el resto del público que tan solo lo intuía.

Es bien conocido su gracejo que hizo las delicias de un público entregado de antemano,

Tras Eva Hache le llegó el turno a la madrileña Ana Morgade, que se presentó en silla de ruedas con la pierna izquierda escayolada. Esta apariencia le sirvió como argumento inicial de su monólogo basado en la sanidad pública y las labores sanitarias.

Una nueva intervención de Eva Hache dio paso al vallisoletano José Juan Vaquero, el gran triunfador de la noche si aplicásemos la técnica del aplausómetro. El enfrentamiento generacional entre padres e hijos adolescentes, su clásico juego de nombres y apellidos junto a otros temas de la vida cotidiana hicieron las delicias del público.

Durante su actuación se escucharon las mayores carcajadas de la noche iniciando su actuación con un intento de aproximarse al público de Santander con palabras y expresiones locales entre las que incluyó un desacertado comentario sobre Cueto.

Antes de que Alex Clavero cerrara el espectáculo, Eva Hache, Ana Morgade y Vaquero, ataviado de azafata, se sometieron a un hipotético polígrafo a manera de concurso televisivo, dando paso al sociólogo y diplomado en Trabajo Social Álex Clavero, que jugó con la tradicional costumbre popular de conocer a las personas por sus motes y otros temas comunes, con lo que obtuvo el segundo puesto en el aplausómetro del Palacio de Festivales de Cantabria.

Con esta misma vara de medir, la tercera clasificada sería Eva Hache y la cuarta Ana Morgade.

Escenografía, vestuario e iluminación de Mentes Peligrosas

La escenografía, el vestuario, la iluminación y la música no tienen ninguna relevancia en el espectáculo en el que los actores aparecieron con el habitual vestuario de calle, a excepción de Ana Morgade que lucía un uniforme de colegiala.

El ritmo, la atmósfera y la conexión con el púbico del espectáculo estuvieron muy bien desarrollados, con numerosos momentos de interacción entre los humoristas y el público. Destacó el momento en que Ana Morgade, hablando sobre el navegador del Google Maps cuando, por ejemplo nos indica “dirígete al suroeste…” pidió que los 1.300 espectadores levantaran una mano y, a la de 3, indicaran donde estaba el suroeste… así se demostró la total desorientación del público…

Valoración

En definitiva Mentes Peligrosas son 90 minutos muy agradables que mantuvieron un ritmo adecuado y la sonrisa, en ocasiones carcajadas y aplausos improvisados, entre los fanáticos y fanáticas más risueños y risueñas.

Opinión personal sobre Mentes Peligrosas

Personalmente estimo que el espectáculo de monólogos ofrecido hubiera tenido la misma venta de entradas si no se hubiera mentido sobre un hipotético argumento que me hizo esperar un mínimo guion teatral, sobre lo que son las reuniones de antiguos compañeros de colegio que en Mentes Peligrosas no existió.

Posiblemente por la deformación personal de haber vivido una reunión con mis antiguos compañeros de COU en Arcos de la Frontera, donde realmente se vivieron momentos de comedia y, ahí también, cada uno sacó la conclusión de que se conservaba mejor que aquellos calvos barrigones o aquellas hermosas compañeras envejecidas… como indicó Ana Morgade. Pero en eso quedó toda la relación con el texto de presentación del espectáculo de MONOLOGOS que nos ofrecieron ayer en el Palacio de Festivales de Cantabria.

En definitiva, cuatro monologuistas consagrados y populares a través de sus intervenciones en diversos programas de televisión que provocaron un estado de felicidad colectiva entre el público que salió feliz compartiendo diversos comentarios y chistes.

Conclusión

El espectáculo humorístico Mentes Peligrosas se basa en varios monólogos de 4 grandes, populares y televisivos monologuistas recomendable para pasar un rato agradable sin más pretensiones.

The post Mentes Peligrosas, un espectáculo de monólogos sin más first appeared on Viajes, opinión, cultura y curiosidades.

Powered by WPeMatico